Reformas

¿Cómo se comprueba la calidad de los materiales de construcción?

22/04/2016
Untitled design (2)

Obviamente, en los trabajos de construcción se ha de contar con los contenedores de obra necesarios para que la gestión de residuos no peligrosos se ajuste a la legislación vigente. Pero, ¿qué materiales son los que van a parar allí? ¿Qué estándares de calidad han de cumplirse para que puedan utilizarse en este tipo de trabajos?

Cuando hablamos de las propiedades mecánicas de los materiales nos referimos a su capacidad, en estado sólido, de resistir acciones de cargas o fuerzas. Fuerzas que pueden ser estáticas o dinámicas. Las primera son las que actúan de forma constante pero que aumentan poco a poco de intensidad. En cambio, las cargas dinámicas actúan momentáneamente, de forma puntual. Las principales propiedades mecánicas son: elasticidad, plasticidad, dureza, fragilidad, fatiga, acritud y resiliencia. La elasticidad hace referencia a la capacidad de los materiales de obra, tras aplicarles una fuerza, de volver a su estado inicial. No se trata por lo tanto de una deformación permanente, sino reversible. La plasticidad por su parte es la capacidad del material de deformarse ante la acción de una carga. A diferencia de lo que pasaba con la elasticidad, con la plasticidad la deformación permanece una vez retirada la carga. Se trata de tensiones por encima de su rango elástico, de su límite elástico.

contenedores de obra

La dureza es la resistencia de un cuerpo a ser rayado por otro. En el caso de los materiales de obra, la dureza hace referencia a la oposición de los materiales a alteraciones como la penetración, la abrasión, el rayado, el corte o las deformaciones permanentes. La dureza también se define como la cantidad de energía que absorbe un material ante un esfuerzo antes de romperse o deformarse. Como te puedes imaginar, la madera es infinitamente menos dura que otros materiales como el vidrio o el acero. La dureza de los materiales de obra se mide atendiendo a varias escalas. Otra de las propiedades que hoy nos ocupan es la fragilidad. Hace referencia a la cualidad de los objetos y de los materiales de romperse con facilidad, ante una deformación escasa. En la parte contraria a los materiales frágiles tenemos a los materiales dúctiles o tenaces, los que se rompen tras sufrir acusadas deformaciones y que pueden terminar en los contenedores de obra.

contenedores de obra

La fatiga de materiales se refiere al fenómeno mediante el cual la rotura de los materiales bajo cargas dinámicas cíclicas se produce más fácilmente que con cargas estáticas. Por su parte, la acritud es el endurecimiento por deformación. Entre las propiedades de los materiales de obra nos queda e la resiliencia. Se trata de la energía de deformación que puede recuperarse de un cuerpo deformado cuando cesa el esfuerzo que causa esa deformación. Es lo que podríamos llamar la memoria de los materiales para recuperarse de una deformación.

Por último, en una obra no sólo hay que atender a la calidad de los materiales, sino también a la del proyecto (planteamiento, planos, cálculos) y a la de la ejecución de los trabajos. Por supuesto, también al papel que desempeñan empresas como Easo en la gestión de residuos. Tarea en la que ha de intervenir de forma imprescindible la dirección facultativa (arquitecto, ingenieros y aparejadores).

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR