Reformas

Consejos para la rehabilitación de fachadas

22/10/2015
Frontis

Es común que cada cierto tiempo, sea necesario realizar obras en las fachadas de un edificio para mantener todas las condiciones de habitabilidad, así como para mejorar la impermeabilidad o el aislamiento térmico. Estas reformas deben ser llevadas a cabo por profesionales de los trabajos verticales, como por ejemplo bi arquitectura.

Se trata de un procedimiento que tarde o temprano tendremos que hacer, ya que los inmuebles sufren las inclemencias del tiempo, como lluvia, nieve o granizo, además de la radiación solar. Todas estas circunstancias provocan un desgaste de los materiales constructivos, pudiendo causar en casos extremos desprendimientos, humedades o envejecimiento de la pintura.

Es por esto que la rehabilitación de fachadas es un aspecto tan importante en la conservación de los edificios. Para poder solucionar todos estos problemas, existen cuatro técnicas que pueden ser ejecutadas, diferenciándose entre ellas en aspectos como coste, duración o aislamiento térmico. Ante cualquier duda, lo mejor es que contactes con profesionales como los que forman Frontis para recibir un servicio integral y un asesoramiento completo.

FrontisEl primer sistema que tenemos a nuestro alcance es el enfoscado de cemento, seguramente el más duro y resistente de los cuatro. Quizá por ello sea también la opción más elegida. Entre sus principales ventajas, aparte de las anteriormente mencionadas, nos encontramos con su bajo presupuesto. Sin embargo, también hay que apuntar alguna debilidad, como por ejemplo que no aportará aislamiento térmico o acústico alguno o que estéticamente resulta algo pobre.

La segunda posibilidad es apostar por el llamado enfoscado monocapa, en el que se aplicará un mortero predosificado proyectándolo sobre las paredes en una sola capa de aproximadamente 15 milímetros de espesor. Tiene unos grandes resultados en impermeabilidad y transpiración, aunque como en el caso anterior, no mejorará el aislamiento térmico o acústico del edificio.

El sistema SATE (Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior) es la tercera modalidad para la rehabilitación y restauración de fachadas. Se basará en la colocación de planchas de aislamiento térmico en la parte externa del edificio. Encima de él se colocará una capa de protección decorativa que será impermeable, protegiendo el revestimiento del inmueble. Esta obra mejorará enormemente la transpiración del vapor de agua, se ensuciará muy poco y será muy resistente a las inclemencias meteorológicas.

En último lugar nos encontraremos con la llamada fachada ventilada. Se trata básicamente de un cerramiento exterior constituido por una hoja interior, una capa que funcionará como aislante y una hoja exterior.

Esta clase de fachada permite obtener unos acabados muy duraderos y, además de gran calidad. Sus prestaciones en aislamiento térmico y acústico son excepcionales, ya que se consigue crear una cámara de aire que permite un flujo continuo en su interior.

FrontisAdemás, hay que destacar su espectacular resistencia y el buen aspecto estético que se consigue, perdurando por largo tiempo. Según se ha comprobado, la fachada ventilada permite un ahorro en la factura energética del 70% en invierno y del 75% en verano.

Sea cual sea tu necesidad y la de tu edificio, lo más adecuado será ponerse en manos de profesionales como los que forman bi-arquitectura, empresa especializada en todo tipo de trabajos verticales en fachadas.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR