Utilidades

Consejos de seguridad para disfraces infantiles

05/02/2016
Untitled design (5)

Ya tenemos encima el Carnaval y son muchas las personas que, a la hora de comprar disfraces para niños, pasan por alto algunas cuestiones básicas de seguridad. Las repasamos a continuación.

Hoy día hay muchos sitios donde comprarlos. Desde jugueterías, tiendas de disfraces, grandes superficies, bazares y tiendas on line. Es importante verificar que el etiquetado garantice la seguridad del disfraz. Buscaremos el sello de la Comunidad Europea y la marca y los datos del fabricante. Hay que tener mucho cuidado y huir de determinados establecimientos que no nos ofrezcan las máximas garantías de seguridad. Ten en cuenta que muchos disfraces pueden resultar inflamables. Han de ser preferentemente de algodón para evitar reacciones alérgicas. Cuanto más sobrecargadas estén las capuchas, pelucas o caretas, más riesgo existirá. Es esencial que el traje, aunque sea un disfraz online, sea adecuado a la edad del niño. En el envoltorio tiene que figurar la edad mínima recomendada además de una serie de advertencias e instrucciones. Es fundamental leerlas atentamente antes de comprar el disfraz. Una vez que lo adquieras, no tires el ticket de compra por si tienes que hacer alguna reclamación.  Hay que fijarse también en la talla del disfraz y los zapatos. Si es demasiado grande le puede provocar tropiezos y caídas y si es demasiado pequeña le restará movilidad.

disfraces para ninos

En lo relativo al maquillaje, mejor evitarlo en niños menores de tres años. Para el resto, son mejores los maquillajes al agua, más fáciles de aplicar y quitar. Por supuesto, las pinturas deben ser no tóxicas e hipoalergénicas. Debemos buscar el logo CE aunque, debido a las falsificaciones, a veces esto no es una garantía absoluta. Para proteger la piel, mejor extender una capa de crema hidratante y pintar después sobre ella. Otra cosa: mejor barras de cacao con color en vez de pintalabios. Para completar los disfraces para niños, mejor evitar las lentillas de fantasía ya que los ojos infantiles son extremadamente sensibles. Hay que evitar el uso de máscaras y caretas sin ventilación por el riesgo de asfixia. No solo por eso, sino porque muchas veces obstruyen la visión. Del mismo modo, se debe evitar el uso de cordones, sobre todo en la zona del cuello, por el consabido riesgo de estrangulamiento, además de plumas o lazos.

disfraces para ninos

La OCU insiste en que a veces un precio elevado o una marca de prestigio no son garantía de que el producto sea seguro. De hecho, varios estudios de la organización han constatado la presencia de plomo en disfraces infantiles o de ftalatos en los plásticos. Otra precaución a tener en cuenta es retirar inmediatamente las bolsas de plástico en las que vienen envueltos disfraces y caretas. Hay que evitar los disfraces que incluyan partes que puedan ocasionar lesiones o heridas. Además, los que llevan pelo y piezas pequeñas que se desprenden con facilidad pueden provocar asfixia. Evitaremos también los accesorios que puedan causar cualquier tipo de daño. Sea como sea y aunque respetemos a rajatabla todo lo anterior, un niño disfrazado siempre ha de estar bajo los ojos de un adulto.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR